Manchas solares, quemaduras o deshidratación son los resultados comunes cuando se vuelve de la playa.
Manchas solares, quemaduras o deshidratación son los resultados comunes cuando se vuelve de la playa.

Cuidados de la piel posvacaciones

No uses cualquier tipo de mascarilla, opta por una natural de fresa, ideal para cutis seco.

El verano es una época del año en la que más se mima o se descuida el cuerpo. Muchos se desconectan de su rutina laboral y hacen una escapadita a la playa para bañarse y tomar el sol. En algunas ocasiones no se realizan los cuidados adecuados para que la piel no sufra a la larga.

El dermatólogo Julián Conejo-Mir explica que el daño solar es fruto de “una radiación electromagnética similar a la de las radiaciones nucleares y puede derivar en una mutagénesis e incluso en un cáncer”. Su principal recomendación es que la exposición directa dure tan solo unos minutos y se utilice un protector solar con un factor alto.
Aquellos que desean conseguir mayor tono de bronceado de forma segura “pueden tomar betacarotenos –antioxidantes– desde junio a septiembre o utilizar autobronceadores”.

co-piel1-140417(800x600)
Rehidrata tu piel.


El verano reseca la piel
Si la piel se queda agrietada tras el verano es una consecuencia de que se ha gastado su manto lipídico, fundamental para la hidratación de la piel. Para remediarlo aplica cremas emolientes en gran cantidad. Utiliza geles de baño que contengan aceites y respeten el PH con el fin de que defiendan contra los hongos y las bacterias.


Lo que debes evitar
Evitar los geles de ducha muy espumosos o alcalinos (los que además contienen sales que suelen oler muy bien) porque secan la piel y la agrietan. Después de esto, vienen “los picores, la irritación y las infecciones frecuentes”. No uses cualquier tipo de mascarilla, opta por una natural de fresa, ideal para cutis seco.

Otros consejos

Limpieza diaria. Realizarla con productos suaves, que eliminen la suciedad acumulada, pero que no alteren el ácido natural que la recubre, evitando también todos los productos perfumados; usa materiales que no irriten la piel.


Hidratación de la piel. Existen en el mercado muchos productos para hidratar que se presentan en forma de cremas o aceites y permiten recuperar la humedad; deben contener propiedades emolientes que ayudan a recuperar el agua.

Otras zonas. Cuello y escote no deben quedar fuera de los cuidados especiales, de allí que los tratamientos también los aplicaremos en esas zonas, agregando también la aplicación de crema humectante que en su fórmula posea retinoides e hidroxiácidos.