La higiene es primordial para evitar la acumualación de bacterias.
La higiene es primordial para evitar la acumualación de bacterias.

7 cosas que nunca limpiamos pero deberíamos

Los manipulamos a diario, desde las manijas de las puertas hasta las almohadas

Como buena ama de casa sin duda deseas mantener tu hogar limpio y ordenado; sin embargo, siempre existen espacios y cosas de uso cotidiano que en pocas ocasiones se limpian.

Si eres una persona que sufres mucho de alergias debes saber que eres candidata a lavar con frecuencia almohadas y edredones. Ambos acumulan piel muerta, polvo y saliva.

Las personas que tienen sistemas inmunitarios debilitados que duermen con almohadas sucias puede ser un factor irritante que les provocará noches de insomnio, irritación de la piel y congestión nasal.

Los gérmenes y bacterias que ocasionan desde gripe hasta infecciones estomacales pueden habitar en zonas desde la refrigeradora hasta las manijas de la casa. Lo mejor es higienizar estas áreas del hogar. Existen productos comerciales para limpiar y desinfectar, pero también puedes preparar uno caseramente.

A continuación las siete cosas que se deben limpiar con frecuencia:

1. Los interruptores. Encendemos y apagamos las luces a diario y siempre olvidamos limpiarlos. Pásale un trapito semanalmente para que no acumule gérmenes.

2. Los basureros. Es el lugar destinado para nuestros desechos tanto de la cocina como de los sanitarios. Límpialos con agua y cloro, es un excelente desinfectante.

3. El control remoto del televisor. Tiene suciedad a caudales, en especial si lo usas mientras comes. Límpialo con un trapo un poco húmedo que no filtre agua a los teclados.

4. Microonda y horno. cocinar a altas temperaturas no mata los gérmenes, por tanto debe limpiarse de preferencia con un trapo empapado de agua con vinagre.

5. Picaportes y manijas. Imagina cuántas veces al día los tocamos incluso con las manos sucias, así que cuando limpies los cuartos, en especial los baños, hazlo con cloro.

6. Almohadas. Se deben lavar semanalmente con cuidado para que no pierdan su forma. Sécala en la lavadora en ciclo delicado, después dales un secado al aire libre.

7. El refrigerador. Por la conserva de alimentos se debe asear cada semana, en especial las gavetas, donde se guardan las verduras y frutas, para evitar que haya bacterias.