'Supongo que ya le contaste a la chica que estás estudiando y que trabajas para pagar tus gastos. Esto te convierte en una persona de bien, y la mayoría de las mujeres quiere salir con alguien así', le contesta la Doctora Corazón.  Foto Reforma
'Supongo que ya le contaste a la chica que estás estudiando y que trabajas para pagar tus gastos. Esto te convierte en una persona de bien, y la mayoría de las mujeres quiere salir con alguien así', le contesta la Doctora Corazón. Foto Reforma

Limpia baños y teme lanzarse

Aunque es estudiante universitario, trabaja como aseador y cree que por esa razón la chica que le gusta lo va a rechazar

Hola, Doctora Corazón, mira soy trabajador de limpieza en una oficina, así que te imaginarás que muchas de las mujeres que trabajan aquí siempre andan muy bien arregladas y huelen bien bonito.
La verdad es que sé que ellas no se fijarán en un hombre como yo que anda destapando drenajes y limpiando. Pero aquí está lo más extraño, hace unas semanas una de estas mujeres empezó a hacerme plática y le seguí el juego.

Yo soy estudiante de la universidad, estudio la carrera de pedagogía y no soy un tipo simpático, así que platicamos un buen rato y hasta no reímos. Yo hago este trabajo para completar la quincena. En fin, esta chica está buscándome todos los días y platicamos, y nos divertimos. La verdad es que quiero invitarla a salir, pero no sé si se saque de onda y me rechace por lo que hago. Tengo miedo.
Asustado

Respuesta
Buenas tardes, querido Asustado. Tienes dos opciones: O te quedas aceptando las pláticas que ella busca contigo en los pasillos o te atreves a invitarla a salir y a ver qué pasa. Supongo que ya le contaste a la chica que estás estudiando y que trabajas para pagar tus gastos.

Esto te convierte en una persona de bien, y la mayoría de las mujeres quiere salir con alguien así. Por otro lado, concéntrate en que sólo la invitarías a verse fuera del trabajo de ella y del tuyo, no vas a pedirle un acostón y tampoco vas a proponerle matrimonio, es una simple salida a ver si los dos congenian más o se dan cuenta que ustedes sólo pueden ser compañeros de oficina y tener charlas simpáticas por los pasillos. Si no la invitas a salir nunca sabrás qué podría pasar entre ustedes.