Es fácil que algunas personas se sientan deprimidas y muchas veces no celebran no porque no quieran, sino porque no tienen cómo.
Es fácil que algunas personas se sientan deprimidas y muchas veces no celebran no porque no quieran, sino porque no tienen cómo.

Celebrar fin de año lejos de la familia

Si entre tus amistades algunos están tristes por no viajar a sus casas, invítalos a la tuya para darles calor de hogar

Noche Buena y Año Nuevo suelen celebrarse en familia, sin embargo, no siempre es así; ya sea por motivos positivos, como un viaje a otro país o para estar con tu pareja, pero también por razones más delicadas, como problemas familiares.

Athos Campillo, psicólogo clínico, explica que ello tiene un fuerte impacto emocional por el simbolismo de la temporada.

“Los seres humanos necesitan tener fechas que sirvan como hitos que marquen el paso del tiempo y nos recuerden los valores importantes de la sociedad, pues nos dan identidad y nos recuerdan que es importante acercarse y renovar lazos”, dice

Así, si no se tiene a la familia cerca, pero no por convicción, se puede producir una gran tristeza o hasta depresión. “Lo más importante es que esas personas tengan la oportunidad de convivir con quienes estén cerca. Hay que acogerlos, adoptarlos aunque sea temporalmente, unirlos a la pachanga, hacerles un regalito o darles un abrazo”.

Además, cabe destacar que hay sectores de la población que son más vulnerables, como los adultos mayores; quienes han perdido buena parte de sus familiares y amigos, y, en varios casos, no reciben la atención necesaria. “Es fácil que se sientan deprimidas y muchas veces no celebran no porque no quieran, sino porque no tienen cómo”.

Otro elemento a considerar son las separaciones y su impacto en los niños. El especialista recomienda que los divorcios se realicen antes o después de Navidad, en noviembre o febrero.

“En una fiesta como Navidad, en la que suelen estar todos y, de pronto, no es así, se subraya mucho la parte dolorosa”.