Los diseños de uñas van desde lo sencillo hasta lo complejo, de un diseño floral a metálico.
Los diseños de uñas van desde lo sencillo hasta lo complejo, de un diseño floral a metálico.

Presume tus manos con uñas de impacto

Los “nail art” triangulares, mándalas y minimalistas son tendencia. Conoce por qué debes usar el aceite de oliva y cómo el color refleja tu personalidad.

Jamás descuides las uñas, tus manos reflejan tus hábitos de higiene y personalidad.

La edad, la exposición al sol o lo cambios hormonales son factores determinantes de su deterioro; sin embargo, los especialistas en dermatología hacen hincapié en una alimentación donde prime el pescado azul, los lácteos y el aceite de oliva y, sobre todo, en el uso de lacas no agresivas que las dañen.

“Antiestéticas, las uñas quebradizas y escamadas son uno de los mayores dolores de cabeza para muchas mujeres”, dice Berenice Espejo, educadora de la firma norteamericana de esmaltes Orly, quien recomienda el aceite de oliva para aplicar sobre manos y pies con el fin de reforzarlas.

Antes de tratar las uñas, los especialistas consideran indispensable pulirlas suavemente e insistir especialmente en la zona más dañada. Es ideal masajear las cutículas y uñas con movimientos circulares a fin de favorecer un crecimiento sano y fuerte.

El color expresa el estado de ánimo y se impone como un complemento más. Ahora, el maquillaje de uñas es puro fetichismo. En este sentido, el color azul, el de la simpatía, la armonía, la amistad y la confianza es el que más adeptos recluta, independientemente del sexo y la edad. El rojo se cree que fue el primero en recibir un nombre, es cálido y se asocia al valor, la actividad y la fuerza. Es el color de la alegría, de lo atractivo, del deseo y la felicidad.

El verde es un color muy neutro que simboliza la vida y la salud y que está vinculado a la “naturaleza”. Es el tono de la juventud, de la esperanza, la seguridad y el recogimiento, aunque junto al negro trae los designios más negativos de la destrucción. El amarillo es el tono que prefieren los mayores a los jóvenes.

“Es el color del optimismo, del placer y la amabilidad”, comenta Molina, cualidades que, en contraposición, “también comparte con sentimientos como la desconfianza, la envidia, el egoísmo, la avaricia o la mentira”.