La ropa ceñida hace que el corazón realice un sobreesfuerzo y se eleve la presión arterial, lo que provoca que se retengan líquidos y favorece la aparición de celulitis.
La ropa ceñida hace que el corazón realice un sobreesfuerzo y se eleve la presión arterial, lo que provoca que se retengan líquidos y favorece la aparición de celulitis.

Evita que la ropa dañe tu salud

El uso continuado de vestimenta demasiado ajustada puede favorecer la aparición de problemas cardiovasculares

La Sociedad Española de Cardiología (SEC) ha advertido que el uso continuado de ropa demasiado ajustada puede favorecer la aparición de problemas cardiovasculares, ya que dificulta la circulación sanguínea por las venas.

Los pantalones, faldas, camisetas, camisas y otras indumentarias demasiado ceñidas al cuerpo provocan dificultades en el retorno de la sangre venosa y un aumento de los edemas (acumulación de líquidos), lo que facilita la aparición de trombos (coágulos) venosos, principalmente en las piernas, que pueden producir infartos pulmonares.

La ropa ceñida hace que el corazón realice un sobreesfuerzo y se eleve la presión arterial, lo que provoca que se retengan líquidos y toxinas y favorece la aparición de celulitis y depósitos de grasa en algunas zonas del cuerpo, además de dificultar la digestión y de obstruir, en algunos casos, el correcto paso de aire y oxígeno por el organismo.

La trombosis venosa derivada por la indumentaria ajustada, según la doctora Moreno, “puede provocar hipertensión arterial pulmonar, con aparición de dificultad respiratoria y, si el desprendimiento de los trombos es masivo, puede llegar a producir la muerte”.

Sentir hormigueo y adormecimiento en algunas zonas de cuerpo, especialmente en manos y pies, “es una señal inequívoca de que hay que vestir prendas más holgadas”. Practicar deporte sin buen sujetador deportivo produce lesiones irreversibles en el pecho de las mujeres, desde estéticos -a causa de la ruptura de los ligamentos de Cooper a largo plazo.