Más noticias

Con protestas reciben al papa Francisco en Chile

En su sexta visita a la región, el papa hará frente al escándalo de pederastia que conmocionó a la Iglesia chilena

A su llegada a Santiago de Chile, el papa fue recibido por la presidenta Michelle Bachelet.
A su llegada a Santiago de Chile, el papa fue recibido por la presidenta Michelle Bachelet.

Santiago, Chile

En medio de un fuerte operativo de seguridad, el papa Francisco llegó ayer a Santiago en una visita marcada por protestas ante los abusos sexuales en la Iglesia y reclamos de “acciones, no perdones” contra los sacerdotes que los cometieron.

En su primera actividad en Santiago, Francisco se reunirá con la presidenta socialista Michelle Bachelet, agnóstica confesa e impulsora de esta transformación social, que entregará el poder el 11 de marzo al conservador Sebastián Piñera.

Posteriormente, el papa ofrecerá una misa masiva, para la que se esperan unas 400,000 personas en el parque O’Higgins, de Santiago. La seguridad es uno de los quebraderos de cabeza para las autoridades chilenas, pues durante su visita habrá tres misas multitudinarias en las tres ciudades que visitará.

Las autoridades esperan que lleguen a Chile cerca de un millón de argentinos y bolivianos para ver al papa, que será resguardado por unos 18,000 policías.

Reclamos

Varios grupos se manifestaron ayer en contra de la presencia del papa cerca de la embajada de Argentina para protestar por el gasto que representa el viaje. Otras manifestaciones contra los abusos sexuales de religiosos y protestas de la comunidad gay también estaban previstas para este martes en Santiago. El pasado viernes se registraron ataques a seis iglesias en Santiago, por grupos de anarquistas. Y es que el papa llega a un Chile en pleno cambio social que acaba de aprobar el aborto terapéutico y tramita el matrimonio homosexual.

En tanto, Francisco minimizó la polémica afirmando que “para mí no será un viaje difícil. Estudié aquí y tengo muchos amigos y conozco bien Chile”. El pontífice también recordó a su Argentina, y envió una bendición al país, aunque no precisó la fecha de una eventual visita.